contador de visitas
plenty of fishplentyofish

Ya tenemos foro!

Ya tenemos foro!
Pinchad en la imagen para entrar

Nuevo blog

Nuevo blog
Click para verla

5. 30 Devuelvemela

viernes, 26 de junio de 2009

 

5. 30 Devuélvemela


Mis ojos no daban de si para poder ver todo lo que estaba sucediendo ante mí. Patadas, puños afilados cortando el aire… embestidas que sonaban como el choque de dos rocas… todos mis sentidos se encontraban alborotados. ¡No sabía a donde mirar! ¡A cual prestar más atención!
Pero pronto me vi sorprendida con la cómica pareja que hicieron Rosalie y Alice para vencer a un neófito”especial”. Kahiel me había dicho que se llamaba Athan, ella misma lo había bautizado así, inmortal eso es lo que significaba su nombre. Se sentía muy orgullosa de ese… “experimento”. No se trataba de un neófito cualquiera podía hacer bolas de fuego con tan solo exhalar su aliento helado sobre su mano. Nunca comprendí muy bien como podía hacer eso, pero sus ataques solían ser… letales.
Mi mente se volvió inquieta durante toda su batalla. Sabia de lo que era capaz, pero aun así las chicas evitaban sus bolas de fuego lo mejor que podían.

-¡Alice quieres decidirte de una vez! ¿Por donde va a atacar? –grito Rose en ese preciso momento.

-¡Pero que te crees que soy! ¡Una adivina! ¡Que vea el futuro no significa que sepa donde va a atacar en cada movimiento! ¿O tú crees que los piensa? –le contesto Alice molesta.

-¡Ah! ¡Haz algo! ¡Que me voy a acabar quemando! –gimió Rosalie mientras tropezaba contra una farola esquivando una bola de fuego que impactaba justamente donde se encontraba tan solo unos segundos atrás.

-¡Mierda! –protesto Athan- ¡Rubita! ¡Ven aquí! ¡Esta vez no fallare!

-¡Rose! ¡A tu derecha! –grito Alice desde la otra esquina.

-¡Pero no decías que…! ¡Ah! –grito Rose llevándose las manos a la cabeza mientras rodaba por el suelo -¡Mi pelo! ¡Mi pelo! ¡Me ha quemado mi pelo! ¡Maldito demonio!

No pude evitar sonreír al ver semejante escena. Rose llena tierra y hojas secas mientras gritaba y observaba los daños que le había producido una bola de fuego doble en su adorada melena rubia. Sujetaba la mitad de su melena dañada como si de un hijo herido se tratase. Su mirada cambio drásticamente y un aterrador rugido salio de su garganta.

-Al fin se pone esto interesante… -farfullo Athan.

-Me las… ¡vas a pagar! –grito Rose mientras se abalanzaba ferozmente sobre Athan.

Los dos acabaron rodando por el asfalto. Las uñas de Rosalie rasgaron la garganta de Athan profiriéndole un agudo grito de dolor. De un movimiento seco Athan se la quito de encima. Fue en ese preciso momento cuando Alice hizo su aparición en escena. De la nada como si de una sombra se tratase el pequeño y delicado cuerpo de Alice danzo entre dos bolas de fuego llegando así hasta el neófito. Ahora fueron sus manos las que le golpearon con fuerza. Sonó el profundo chasquido de sus huesos mientras impactaba en el asfalto. La pelea no iba a durar mucho. Y no me equivocaba. Fue exactamente cuando Athan entendió que no podía ganar en ese instante cruzo una suplicante mirada que se encontró con la dura expresión que mostraba el rostro de Kahiel. El brillo de esperanza que suplicaba ayuda a su creadora, se vio borrado en el mismo instante que pudo ver su indiferencia. Se dejo morir. Su cuerpo no opuso mas resistencia mientras las dos Cullen lo descuartizaban.
Sentí pena por el. ¿Acaso me ocurriría lo mismo a mí? ¿Cuándo me encontrase en peligro… ella me negaría su ayuda? Aquello despertó otro de mis sentidos.
Las ensangrentadas luchas de mi propia familia contra los neófitos de Kahiel me estaba provocando esa maldita sensación ya tan familiar. Esa quemazón que subía por mi garganta. El impulso irrefrenable de la sed. ¿Cómo podía ser? ¡No había pasado tanto tiempo desde que me había alimentado! Las nauseas que provocaron el recuerdo de mi ultima “comida” hicieron que me tambalease un poco. Sentía la fría presencia de Kahiel a mi lado. La cual no me ayudaba en absoluto a controlar este maldito cuerpo. Tenia que calmarme. ¡Relájate Nessie!
Me lleve los brazos al pecho, intentando abrazarme a mi misma, protegerme de todo lo que estaba pasando. Fue entonces, al apretarme mis propias muñecas cuando mis dedos se enredaron delicadamente. Sorprendida eche un vistazo a mi muñeca. Mi frente empezó a perlarse con una fina película de sudor. De entre mis dedos se resbaló aquella conocida cinta verde. ¡Fui yo misma la que me la ate en al muñeca! ¿Por qué me sorprendía tanto? ¡Solo era una cinta de pelo de la única humana que he matado! ¿Acaso eso era un motivo suficiente para temerla? Me reí para mi misma. Estupida. Tú nunca podrás ser como ella. Me musito una pequeña voz en mi mente.

Fueron esos ojos profundos los que me sacaron de mi agonía. Una mirada triste… una voz ahogada en el silencio me observaban. Podía sentir como cada célula de mi cuerpo me gritaba que corriese… que me lanzase contra sus brazos color canela… Jacob. ¿Por qué me miras así? ¿A caso no has renunciado ya a mí? ¡No me mires como si aun te importase! ¡Me destroza!

Un grito me hizo desviar la mirada. ¿Mama? No tuve mucho tiempo para poder seguir la pelea que se estaba llevando a cabo. Nunca había visto a mi madre luchar así. Estaba furiosa. Zarandeaba de un lado para otro el cuerpo de neófito. No tenía ninguna posibilidad. Por mucho que intentaba apartarla de él, ella siempre conseguía esquivar sus ataques. Lo golpeaba una y otra vez. Su sangre se esparcía por todas partes. Pero fue el “golpe final” el que me dejo… anonadada.
Sus dientes se clavaron sin piedad. Su cuello desgarrado profirió un crujido antes de perder la vida. No podía creer… lo que acababa de presenciar.

-Devuélveme… a mi hija…

O_o_kristy_o_O

0 comentarios: