contador de visitas
plenty of fishplentyofish

Ya tenemos foro!

Ya tenemos foro!
Pinchad en la imagen para entrar

Nuevo blog

Nuevo blog
Click para verla

5. 10 Mi casa

martes, 21 de abril de 2009

 

5. 10 Mi casa


Su risa ceso, clavo sus ojos en los míos y pronuncio las palabras que se quedarían gravadas en mi mente para siempre.

- Te necesito viva para mis planes Reenesme…al fin y al cabo...somos... iguales –clavo sus ojos en los míos, se coloco un rizo que bailaba sobre su mejilla tímidamente.

Me sorprendía cada vez más como aquella chiquilla diabólica se convertía ante mis ojos en una niña más. Pero sus palabras rompían la fantasía que su apariencia dibujaba en mi mente.

-Yo no me parezco nada a ti –conteste calmadamente mientras lo negaba con la cabeza- yo no mataría a nadie por puro placer…

-Pronto lo harás… te dejaras llevar por tus instintos y beberás y mataras a tu antojo –rió entre dientes.

-¡Yo nunca haré eso! –grite horrorizada.

-¿Sabes donde estamos hermanita? –pregunto mientras danzaba como una pequeña bailarina hacia la mesa que se encontraba en el centro del despacho. Se sentó con una gracilidad única. Me recordaba a Alice.

-¡Estamos en tu cabeza! ¡O en la mía! ¡No lo se! ¡Estamos en una maldita alucinación tuya! –conteste enfurecida mientras intentaba salir del pequeño ascensor.

-Si, estamos en una “alucinación mía” como las llamáis vosotros –rió tímidamente mientras enseñaba sus colmillos perfectos entre sus finos labios- pero sabes que siempre que te hago ver algo es por un motivo… ¿Por qué crees que estas aquí esta vez?

-¡No lo se Kahiel! ¡Ya no se nada! ¡Todo esto, Joham, Jake… el niño… todo lo que me esta pasando! ¡Ya no se que pensar! – conteste gritando y gimoteando a la vez.

Sin más, al escuchar mis propias palabras, me di cuenta de un pequeño detalle. Levante la vista y clave mis pupilas en las suyas. Su expresión se había vuelto ansiosa. Estaba esperando algo. Estaba esperando a que me diese cuenta de todo por mi misma. Pero necesitaba ayuda. Por mucho que odiase admitir aquello… necesitaba “su” ayuda para lograr encajar todas aquellas piezas que se encontraban desparramadas por mi mente.

-¿Crees que es cosa mía? –pregunto inclinándose hacia atrás.

-El que de todo… -conteste intrigada.

-¿No creerías que tuve algo de ver con tu querido lobito, no? –rió a carcajadas.

-Eso es una de las pocas cosas de las que estoy segura en la que no interviniste, pero mi instinto… o como quieras llamarlo, me dice que lo que me esta pasando tiene que ver contigo… ¿O me equivoco hermanita? –dije con una calma que logro producirme un escalofrío a mi misma.

Me daba miedo. Me daba miedo como estaba reaccionando mi cuerpo a todo aquello. ¿Por qué no estaba asustada? ¿Por qué no había intentado huir de ella? Cientos de preguntas sin responder se agolparon en las puertas de mi boca. Todas ansiaban ser respondidas. Este era un buen momento. Estábamos solas… 

- ¿Sabes donde estamos? –me pregunto ignorando mi pregunta anterior.

-¡Contéstame de una vez Kahiel! – le grite fuera de si.

-Esta… fue mi casa – contesto a su propia pregunta.

Aquella respuesta me paralizo. Levante la mirada del suelo mientras me llevaba las manos a la cara. No podía creer lo que acababa de decir. ¿Esto fue su casa? ¡Es imposible! ¡Aquello parecía un hospital…! De repente todo cuadro. Las piezas se giraron sobre si mismas y unieron sus extremos formando un horrible pasado. Me vi interrumpida mientras sacaba mis propias conclusiones.

-¿Viste a mr. Rabbit? –pregunto sonriente. Dio un salto de la mesa y sus pequeños zapatitos rozaron levemente el suelo antes de tomar contacto de lleno con el.

No pude articular palabra. Estaba tan pasmada con todo aquello que no fui capaz de emitir ningún sonido. Se acerco corriendo y se paro ante mí. 
Un fluorescente parpadeo varias veces antes de agotar su vida y fundirse. La tenue luz del pasillo contorneaba su pequeña silueta. Pero eran sus ojos los que me observaban calmados.

-Tengo que irme, pero pronto nos veremos y podré contarte mis “intenciones”, mientras tanto… piensa sobre ello, tu regalo no tardara mucho en llegar hermanita –dio un paso hacia atrás mientras que desaparecía en la sombra. Solo el reflejo de la luz artificial en sus colmillos se desvaneció al mismo tiempo que ella.

Entre gritos de ira, desperté. 

Era mi madre, podía distinguir su tono de voz a varios kilómetros de distancia y estaba enloquecida. Podía escuchar a Jake contestar… pero aun no lograba descifrar de que hablaban. 

Y como me hubiese gustado continuar con mi ignorancia por más tiempo...


O_o_kristy_o_O

0 comentarios: