contador de visitas
plenty of fishplentyofish

Ya tenemos foro!

Ya tenemos foro!
Pinchad en la imagen para entrar

Nuevo blog

Nuevo blog
Click para verla

4.13 Sed

domingo, 1 de marzo de 2009

 

4. 13 Sed

Alguien nos seguía. Mis instintos más primarios me gritaban que continuase, que no parase. ¡Nessie! ¡Nessie! Gritaban en mi mente. Pero mi corazón, ahora frió e inmóvil, en mi pecho, hormigueo como antaño. ¿Edward?

-¿Bella pasa algo? –pregunto Alice. Se detuvieron a pocos pasos de mí.

-Alguien nos sigue hace varios minutos –dijo Jasper- Pero no logro… sus emociones, son tan confusas… no se quien es, pero esta demasiado alterado –concluyo- debemos marcharnos, quien sabe que querrá de nosotros.

-Esperemos –sabia que era el. No podía ser otro.

-Bella cariño, Nessie nos espera –dijo Alice, acariciando cada palabra antes de pronunciarla.

-Id delante, no tardare mucho –solté tajante, sabia de lo delicado de nuestra situación. Pero estaba convencida. No podía fallar.

-Bella estas segura… -dijo Alice analizándome cuidadosamente con la mirada.

-Si –sonreí levemente, dadme unos minutos, os alcanzare, no os preocupéis.

Y así hicieron. A pesar de los ojos suplicantes de Alice, Jasper prácticamente la obligo a adelantarse con el. Sabía perfectamente que yo era una hermana para Alice. Y no me refiero a una hermana en el sentido vampirico de la palabra.
Fueron pocos los minutos que hicieron falta para que tres vampiros apareciesen frente a mi. Sentada en una rama, con las piernas colgando, les esperaba. Coloque mis cabellos antes de saltar del árbol en el que me encontraba.

-Habéis tardado mas de lo que esperaba –pronuncie antes de que las puntas de mis zapatos rozasen la fina hierba.

-¿Bella? –unos ojos atónitos me miraban desconcertados.

-¿Edward? –me sorprendió demasiado ver su rostro demacrado.

Sus ojos ocupaban la mayor parte de mi atención. Profundos, y casi ocultos entre unas marcadas ojeras purpúreas. El tono de su piel había empeorado notablemente. Ya no era un blanco resplandeciente, sino un blancuzco amarillento. Parecía como si no se hubiese alimentado en varios meses. Pero aquellos ojos cobrizos que me habían vuelto loca… se habían convertido en charcos de sangre y puro odio.

-Rose, Emmet adelantaros… Jasper y Alice no estarán muy lejos – sus palabras sonaron fuertes y con autoridad. 

Ninguno de ellos replico nada. Con una mirada de asombro pasaron a mi lado y los vi desaparecer entre la espesura del bosque. Mis ojos volvieron a encontrarse con los suyos. Si aun me hiciese falta tomar aire para aliviar la presión que me infundo su mirada… no habría permitido que se colase en mis pulmones ni una pizca de oxigeno.
Empezó a caminar hacia mí. Sus facciones se relajaron y sus brazos se abrieron para mí. Mi Edward. No pude evitarlo y salte a sus brazos, para aliviar la perdida de mi niña.

-Mi amor –exhale el efluvio de sus labios- ¿Qué te ha pasado?

Aquello me sorprendió. ¿Cómo podía hacerme aquella pregunta en su estado? Cuidadosamente deposite mis manos en su cara. Cerré los ojos y aquel escudo que me envolvía, se abrió lentamente, dejándole entrar y volviéndose a cerrar con Edward dentro. No tardo ni un minuto en verse reflejado en mi mente.

-Tengo una pinta espantosa –rió.

-¡Edward! No es momento para eso –le mire preocupada.

La palma de su mano acaricio lentamente la mía, que aun estaba en su cara. Exhalo profundamente, como si sus pulmones necesitasen tomar aire. Separo mi mano de su rostro. El escudo lo expulso fuera y se contrajo hacia mí. No hacia falta que dijese nada más. Aparte mi pelo con cuidado y deje al descubierto mi cuello. Hacia pocas horas que me había alimentado y sabia perfectamente que el necesitaba sangre. Conocía a la perfección cada recoveco de su cuerpo, no solo era la preocupación por Nessie lo que se lo estaba llevando de mi lado.

-Bella… ¿Qué haces? –pregunto atónito.

-Bebe… no necesito perderte para darme cuenta de lo débil que estas –le mostré aun mas mi cuello al descubierto.

-Bella no pienso hacerlo.

-¿A caso quieres que nuestra hija muera? –sabia el daño que aquella pregunta, pero era necesaria para que se diese cuenta de su estado.

-Perdóname.

Sus dedos de enredaron en mi pelo e inclino mi cabeza ligeramente hacia atrás. Rodeo mi cintura con el brazo que le quedaba libre y me atrajo contra su cuerpo. Vacilo unos instantes, pero acerco su rostro lentamente. Sus labios rozaron mi oreja y de su boca salieron esas palabras que me hacían enloquecer.

-Te quiero.

No vacilo más. Sus afilados colmillos desgarraron mi piel con la misma facilidad que lo hubiese hecho el filo de una hoja de papel, cuando aun era humana. Sus labios se apretaron contra mi piel para no derramar una sola gota de nuestro apreciado alimento. Cuando termino, lamió las heridas y m beso. 
No se si fue la perdida de tanta sangre o como fue aquel beso. Solo se que aquella mezcla logro marearme y depender durante varios minutos de sus brazos.

-Aun vas a conseguir que me desmaye en tus brazos –reí.

-Lo se- me beso la frente –Debemos alcanzar a estos, ¿Crees que podrás seguirme?

-Si… hasta creo que podría llegar antes que tú –bromee. El tono de su piel, su ánimo, incluso el color de sus ojos había mejorado. Se le veía mucho más fuerte.

-¿Eso crees?- rió- pues… ¡Alcanzame si puedes! –desapareció entre los árboles antes de que pudiese ver su sonrisa.

Ya falta poco… Nessie, cariño aguanta.

O_o_kristy_o_O

2 comentarios:

butterflys.black dijo...

waaa me encanta !! :D :D seguid asi xica es la ostia !! xDD

Dias de ceniza dijo...

Uno de los mejores capítulos!