contador de visitas
plenty of fishplentyofish

Ya tenemos foro!

Ya tenemos foro!
Pinchad en la imagen para entrar

Nuevo blog

Nuevo blog
Click para verla

3. 29 Sospechas

martes, 17 de febrero de 2009

 

3. 29 Sospechas

-Ese es su Don.

Sus palabras se clavaron en mi mente. Relampaguearon de un lado a otro hasta que un chispazo hizo que una puerta que había quedado cerrada en mi cabeza.

-Su… don –repetí anonadada. No había pensado en eso.

-Así es Reene –suspiro- ella no te sigue en sueños. Ese es su don. Introducirse en la cabeza de los demás y hacerles ver lo que mas temen. Algo parecido al don de Zafrina –concluyo su explicación pasándose la mano entre los cabellos. 

-Lo que temen… -repetí.

-También puede comunicarse a través de ellos, pero no se cuanto habrá avanzado ya en el control de este. Pero visto lo visto, puede introducirse en cualquier mente aunque esta se encuentre despierta –suspiro.

-Pero… por que yo ¿Por qué a mi? ¡Si no se mi quien es! ¿Qué quiere esa cría de mí? –pregunte desesperada, mientras agarraba la camisa de Nahuel y lo zarandeaba de un lado a otro.

-¡Tranquilízate!

-¿Cómo? ¿Pero e parece normal decirme esto ahora? –me levante furiosa. ¡Vamos!

-Reene no debes alterarte así, sabes que no es bueno en tu… estado.

-¿Qué no debo que? –levante mi mano y sin inmutarme en lo mas mínimo le abofetee. No se a quien de los dos le sorprendió mas mi reacción. Si a el o a mi. Pero toda aquella tensión debía salir de alguna forma. 

Se paso suavemente un dedo por la herida que acababa de hacerle en el labio. Y cuando vio la sangre, deslizo su lengua por ella, saboreándola.

-Esta bien, admito que debería haber dicho esto mucho antes pero… ¡tampoco es para que me abofetees por sorpresa! –exclamo indignado.

-Tú no sientes nada por mi Nahuel –dije lentamente. Su cara cambio drásticamente de expresión.

-¿A que viene eso ahora? –pregunto molesto.

-No soy tonta, se que algo tramas –y me di la vuelta dando por acabada esa conversación. Sabía perfectamente lo que me decía.

-Deberíamos movernos de una vez –dijo Nahuel aun bastante molesto. Nos están esperando en Paris. Y hace horas que deberíamos habernos puesto en marcha.

-¿Cómo? ¿No volvemos al hotel? –me gire y pregunte sorprendida.

-¿A caso temes quedarte a solas conmigo Nessie? –pregunto en un tonito… que se que hubiese provocado regueros de sangre si cierto lobo hubiese estado presente.

-Estupido.

-Mientras dormías llame a Edward. No me consto mucho convencerle de que nos reuniríamos allí -rió levemente.

Nos pusimos en marcha. El iba delante corriendo. Esquivando manchas que parecían ser árboles. Yo le seguía detrás. Muy confusa y sumida en mis pensamientos. Era mejor que pararse a robar un coche. Seriamos más rápidos. Cada vez que hablaba con Nahuel descubría algo nuevo sobre Kahiel. Aun me quedaban muchas dudas por resolver en torno a su hermanastra... o lo que fuera. Sin embargo, era más duro y difícil encajar todo. Parecía un enorme puzzle, y lo peor de todo es que parecía que nunca se acababan las piezas. Y para colmo, allí estaba yo, en el centro de todo. Para no variar. Desde que había nacido, incluso antes… ya me había acostumbrado a ser el centro de atención. Pero eso no significaba que me gustase. ¡Kahiel estaba viva!, mis propias palabras que atravesaron mis pensamientos. Dios mío, ese pequeño monstruito, el cual llegue a pensar que no era más que el producto de mis fantasías, parece que viene a por mí. ¿Pero que es lo que quiere? ¿Y ese don? La verdad es que me fascino el don de Kahiel. Poder transmitir… muy interesante. Y eso explicaba no solo mis sueños sino también las alucinaciones que había tenido con ella. ¡Pensé que me estaba volviendo loca! Pero tengo que admitir que pese a mis intentos de provocar a Nahuel para que me contase la verdad de todo… supo evitar perfectamente el tema de sus verdaderos sentimientos hacia a mi. No me creo nada. No me fío ni un pelo de el. Se que esconde algo y no creo que sea nada bueno. Espero no descubrirlo demasiado tarde. Necesito ver a Jake y contarle todo esto… Jacob… ¿Y si esta en peligro?
Sin más Nahuel se detuvo en seco.

-Hemos llegado… - se le ilumino la cara al ver cientos de luces asomando tímidamente entre las ramas de los últimos árboles de aquel interminable bosque.

-Paris…


O_o_kristy_o_O

0 comentarios: