contador de visitas
plenty of fishplentyofish

Ya tenemos foro!

Ya tenemos foro!
Pinchad en la imagen para entrar

Nuevo blog

Nuevo blog
Click para verla

3. 15 Histeria

martes, 17 de febrero de 2009

 

3.15 Histeria

-¡Kahiel!...-siseo.

-¿Quién es Kahiel?-grito ansiosa mi madre- ¿Qué esta pasando aquí? ¡Decidlo!-grito desesperada al no comprender nada.

-¿Kate?-dijo Garret pregunto antes de cogerla en el aire cuando se desmayo- ¡Pero que mierda esta pasando aquí!-me miro con furia y se llevo a Kate fuera de la habitación.

Mientras mi madre acosaba con la mirada a Nahuel. Estaba apoyado contra la pared, agarrándose la garganta, mas pálido que de costumbre se volteo rápidamente hacia atrás y una mancha roja cubrió la pared.

-¿Nahuel? ¿Estas bien?-pregunto algo confusa mi madre, mientras apretaba mi mano algo asustada.

Su puño, surco el aire y se estampo contra la pared. Una grieta atravesó toda la habitación y sonó un fuerte estruendo. Allí donde había golpeado apareció un profundo hueco.

-Lo… sabia… -susurro-. ¡Mierda!- y se dio la vuelta mirándonos con los ojos inyectados en puro terror.

-¿Na… hue… l?-pregunte asustada.

Estaba fuera de si mismo, parecía como si le hubiesen arrancado el atisbo de alma que le quedaba y hubiesen sellado la herida al rojo vivo. Se restregó la manga del jersey por la boca para limpiar su propia sangre mientras suplicaba con los ojos que no fuera verdad lo que estaba pasando allí.
Serenamente mi madre guiada por su peculiar ansia de saber que estaba ocurriendo allí pregunto sin más dilación.

-¿Quién es ella?-soltó rápidamente.

Nahuel empezó a susurra algo lo demasiado rápido como para perderme, mire el rostro de mi madre intentando comprender lo que estaba diciendo pero algo me saco de mis pensamientos. ¿Qué era ese olor? Deje de prestar atención a lo que estaba sucediendo entre mi madre y Nahuel. Una quemazón me atravesó la garganta. Tenía hambre. Necesitaba beber, pero ese no era el motivo por el cual había saltado la alarma en mi cuerpo. Sentí como cada músculo se me tensaba. Apreté los dientes cuando pude recordar ese aroma, cuando al fin pude paladear el ambiente. ¡Jacob! Salte de la cama sin preocuparme de nada. ¿Cómo no me había dado cuenta antes? Ese aroma tan delicioso en el ambiente, ese gusto salado y fuerte.
Grite.
Totalmente ensangrentado apoyado en el hombro de mi padre se arrastraba a duras penas. Vi como levanto la cabeza al verme, pero no pude distinguir la expresión de su cara, ¿una sonrisa? Regueros de lágrimas inundaban mi rostro.

-¡Jake!-grite desolada al ver el pésimo estado en el que se encontraba.

Me acerque rápidamente hacia el, pero no le toque. Tenía verdadero pánico a lastimarle aun más. Y lo que era peor. Una nueva oleada de llamas subió por mi pecho hasta mi garganta. Me mordí la lengua en un intento desesperado por distraerme de toda aquella sangre, mientras mi padre lo dejaba en un sofá próximo a la ventana.

-¿Qué a pasado?-logré articular palabra entre tanto sollozo.

-Cariño-susurro mi padre-. Siento provocarte este dolor-beso suavemente mi frente y se dirigió rápidamente a la habitación donde ahora gritaba mi madre a Nahuel. 

No pude prestar atención a sus palabras. Caí de rodillas a los pies de aquel sofá y le acaricie muy cuidadosamente la cara. Rápidamente les eche un vistazo a todas aquellas heridas. Había sangre por todas partes. Se podía intuir perfectamente algunos de lo huesos que se había roto. Y mientras inspeccionaba su cuerpo recordaba las palabras de mi padre, “Siento provocarte este dolor”, ¿a caso había sido el?, estaba demasiado nerviosa y angustiada como para pararme a pensar los escabrosos detalles de aquella suposición. No quise ni preguntarle, debía dolerle tanto, si fuera un humano ya estaría muerto hace horas.   

-No te angusties Nessie, pronto estaré bien-gimió Jake apretando mi mano contra su cara.

Algo atravesó la habitación volando y un ruido sordo llamo mi atención. Junto a mi lado, Nahuel estaba incrustado en la pared. Las manos de mi madre lo alzaban a medio metro del suelo. En su cuello, apretándole la garganta, estaban paradas las ahora garras de mi padre. Pequeños trozos de pared caían al suelo mientras mi padre completamente enfurecido grito.

-¡Tu hermana!... 


O_o_kristy_o_O

0 comentarios: